• Blanca Herrero de Egaña

Estoy furiosa, colérica y rabiosa 😤

Updated: Jun 11

Esto no es sólo un titular simpático, para llamar tu atención. Es una forma de expresar con humor y una referencia a Barrio Sésamo, la rabia que siento al oír utilizar la palabra frugal en contextos y con significados que nada tienen que ver con la misma. Me da mucha rabia oírlo en la política, así como me da rabia también oírlo de algunos países juzgando a otros. En realidad, esta rabia que siento procede de un sitio muy concreto: de la certeza de que, a base de repetir muchas veces (excesivas, valga la paradoja) la palabra frugalidad, la pervertiremos y querrá decir tantas cosas que no significará nada. Aprendí algo de lo que es la frugalidad trabajando en distintos Países en Vías de Desarrollo y observando cómo se solucionan problemas con una increíble escasez de medios o mejor dicho, con los medios que se tienen al alcance.

"Frugal" no es una palabra que escuchas mucho en esos países, sin embargo ves ejemplos de admirable frugalidad todos los días, ya que las personas que viven en ellas, aceptan la realidad, presumen que todo problema tiene una solución, sean cuales sean los medios de que disponen y crean e imaginan una solución frugal, precisamente con esos medios.


Llevar 50 litros de agua rodando en un bidón es una solución frugal que ayuda a personas de muchos lugares, generalmente mujeres y niños a transportar agua sin cargarla en los hombros y a largas distancias.

En una sociedad en la que vivimos en una hiper-abundancia de recursos, como si fueran infinitos, la frugalidad es posible, aunque más difícil.


Yo estoy convencida que se puede ejercitar: comprando menos, proveyendo menos, necesitando menos.


Recuerdo hace muchos años, una fiesta de Navidad, hicimos en mi lugar de trabajo un amigo invisible, pero con "presupuesto cero". Además de que fue divertidísimo, nos dimos cuenta de que igual que cuando se pone otro presupuesto, hay quien se esfuerza más, hay quien se esfuerza menos... los ganadores fueron un masaje, una poesía y en tercer lugar una canción: "me muero por conocerte". Este fue el regalo que me hizo mi amigo invisible, Antón, con su guitarra y sus 18 años.


Como sabes, siempre hablo de innovación social y de mi libro en el que pongo muchísimos ejemplos de innovación social frugal; En él defino la innovación social como:

«Formas nuevas o novedosas que tiene la sociedad, de hacer frente a los retos sociales relevantes (RSR), que son más eficaces, eficientes y sostenibles o que generan mayor impacto que las precedentes y que contribuyen a hacerla más fuerte y articulada, más justa, equitativa y humana y, en definitiva, mejor».

Por eso, por terminar creo que en algún momento el adjetivo frugal será un eufemismo y toda innovación social será frugal. Bueno y que dicho esto, ya me he desahogado y se me ha pasado el rebote, un poco.


  • Icono social LinkedIn

Estamos comprometidos 

Covid19@benefactor.es